Saturday, February 5, 2011

Palabras prohibidas

Hasta el 20 de febrero se puede visitar en CaixaForum Barcelona la exposición Humano, demasiado humano (sí,el título de la exposición viene de la obra homónima de Nietzsche que se puede encontrar en las bibliotecas) , una muestra de arte contemporáneo español (abarca el período 1950-1960). Visita virtual a la exposición Humano demasiado humano Se pueden disfrutar de obras de Picasso (su versión de Las Meninas de Velázquez), de Tàpies (unos dibujos en tinta china preciosos, detallistas, llenos de terror, que no se callan ante nada ni nadie, esas coronas, esas banderas con el símbolo del dinero, la expresividad de esos ojos, se tiene que ver), pero mis preferidas, como siempre, las de Dalí. Sus dibujos son, para mi gusto, inigualables. Juega con las líneas y crea no un mundo, sino varios mundos, tantos como el expectador sea capaz de interpretar, no hay manera de que me canse observando sus dibujos... o sus fotografías! Esos interiores de iglesia convertidos en cráneos humanos se prestan a tantas interpretaciones, mis neuronas danzan frente a sus obras! y Nietzsche, omnipresente a lo largo de toda la exposición, el arte (el genio de la mentira) como herramienta para no perecer frente a la verdad.
Por supuesto, no me perdí la conferencia Paraules prohibides Nietzsche vs Wagner, a cargo de Pedro G. Romero. Interesante exposición a manera de fuga que muchos (me incluyo) no pudimos seguir en todo momento. Fifteen theses on Contemporary ArtEmpezó con las 15 tesis sobre arte contemporáneo de Alain Badiou... Ese artísticamente bello grafo de Lombardi muestra las relaciones entre la familia Bush y la familia Bin Laden, mostrando la relación entre lo grotesco y lo arabesco... y la exposición continuó mostrando ejemplos en donde la reinterpretación es el hilo que puede guiar al espectador: lo carnavalesco frente a lo grotesco, la fricción entre el hombre (arte de las décadas 30-40) y la cosa (arte de las décadas 60-70), el arte canónico frente al arte del proletariado. El ejemplo que pone aquí lo toma del flamenco: Vicente Escudero (artista al que echaron de los tablaos porque su baile no era canónico, sino revolucionario) legitima como antiguo lo moderno cuando regresa a España luego de triunfar en el extranjero. Luego, Romero plantea el enfrentamiento entre los antisistema y el capital, entre los de Terra baixa vs la montaña (me viene a la mente uno de los dibujos de Tàpies en la exposición). Aquí, Romero se detuvo con la película Tiefland (música a cargo de Eugen d'Albert, wagneriano, grandilocuente) cuya directora (que vendría a ser un ser humano de la montaña más pura) Leni Riefenstahl fue dejada en evidencia por una gitana (que representa lo infrahumano, la ciudad) única sobreviviente del campo de concentración que participó en la película (el resto de gitanos murieron gaseados, mientras uno mira la belleza de la película, no puede evitar pensar lo grotesco del final de los actores). La conferencia regresa a Nietzsche, quien mata a Dios, vuelve a Guimerà, quien mata al lobo, para luego ir a Freud, quien mata al padre (aquí, lost in the paradise). Y nuevamente Romero se dirige a Nietzsche con su defensa de la Carmen de Bizet (envidiado por su valor) frente al aire puro y la serenidad nórdica de Wagner (en cuyas obras sus personajes siempre buscan sacar provecho de alguien). Luego la zarzuela, La Gran Via, obra de protesta después de la 1ª República, con su jota de elogio a la delincuencia que divierte a Nietzsche, y que refleja esa resistencia al poder que aún ahora está viva. Aquí Romero mostró su trabajo La Casa, que no pudimos acabar de ver por falta de tiempo. La conferencia terminó como empezó, Nietzsche representa lo desgarrador, el hombre común vs. Wagner representa lo sublime, el ideal romántico. Viva la libertad de espíritu.
Bookmark and Share

No comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Around the world

Nodami's Photobucket

Gary's Social Media Count