Friday, June 3, 2011

No a la censura

Ultimamente me llegan a mi bandeja de entrada muchos e-mails con respecto a la segunda vuelta electoral en el Perú. Que si el candidato A, que si el candidato B, y la historia se repite... los medios de comunicación favorecen a un candidato, y si para conseguir que la gente piense que ese candidato es la mejor opción, tienen que manipular la información, no dudan en hacerlo.
Frente a esta evidente censura, ¿qué se puede hacer? De momento, el colectivo bibliotecario peruano pone a disposición de toda la comunidad web un manifiesto: Bibliotecarios Peruanos por la Democracia, al cual las personas pueden suscribirse.
De todo el comunicado, me quedo con la frase "...el libre acceso a la información disponible en los archivos y bibliotecas de los organismos del Estado, es también necesaria para garantizar la democracia y su censura es una limitación de nuestros derechos."
Y esto me hace pensar... ¿qué pasa cuando son los bibliotecarios los que ejercen la censura? Por ejemplo, en una mailing para bibliotecarios se ha discutido sobre el Diccionario Biográfico Español y sus polémicas entradas (Franco, Primo de Rivera, etc). Se ve (no tengo acceso a un ejemplar) que en pleno siglo XXI, la Real Academia de Historia ha decidido publicar esta obra en papel... Por supuesto, muchas personas opinamos que se tendría que haber editado esta obra en versión electrónica y no en soporte papel (ojo, que probablemente la versión electrónica habría sido más cara por los costes de preservación digital y que por eso se decidieran por el papel... que de ilusiones también se vive), pero lo que me ha llamado la atención- y me ha hecho relacionarlo con el manifiesto arriba mencionado- es que se opinaba que una obra de referencia no puede tener sesgo ideológico, que para que sea de referencia ha de ser objetiva e imparcial (en vez de citada, según yo, cuando más citan una obra es que ésta es de referencia, en mi humilde opinión, claro) ¿Tienen las bibliotecas que etiquetar a un libro como "obra de referencia objetiva" o "obra de referencia con sesgo ideológico porque es pro dictador X"? Poner estas etiquetas a los libros es también una forma de censura!
Sí, existen los medios de comunicación y los libros en donde la objetividad e imparcialidad brillan por su ausencia. Pero eso no significa que vayan a estar ni vetados ni etiquetados como tal. Además... ¿acaso las personas somos imparciales? ¿desde cuándo? Intentamos ser lo más objetivos posibles, pero de ahí a conseguirlo...
En una biblioteca se ha de permitir el libre acceso a la información disponible (sesgada o no)! Que una biblioteca decida no adquirir un diccionario con entradas polémicas por ser éste muy caro (no sólo por el precio, sino también por el coste del espacio necesario para colocar todo el papel en las estanterías) es un tema, pero de ahí a no adquirir ese diccionario polémico por haberlo etiquetado como "no objetivo", o "ideológicamente sesgado" hay un abismo. Sobretodo si los usuarios de la biblioteca solicitan su adquisición y lo utilizan ( para reescribir ellos mismos las entradas por ejemplo, o para compararlas con otras fuentes: Wikipedia, Britannica, etc.)! Felizmente, los bibliotecarios de esta mailing tenían muy claro que no se ha de censurar ningún libro, por muy sesgado que este sea.
Espero sinceramente que los bibliotecarios peruanos consigan también evitar la censura en sus bibliotecas y archivos.

Bookmark and Share

No comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Around the world

Nodami's Photobucket

Gary's Social Media Count